¿Dónde estoy?

Me quisiste a bocajarro. Fue imposible no morir en el intento.

24.8.10

Me pesa el corazón.

Volvería quinientas veces a tus ojos. Y luego quinientas más a tus labios para recoger las lágrimas estancadas y refrescarme con tu dulzura.
No hace falta que me recuerdes el camino, lo conozco bien. Tantas veces he recorrido tu espalda con la yema de mis dedos que podría llegar hasta ella aún estando en la otra punta del mundo, siguiendo las curvas de tus caderas y el faro de la sonrisa que alumbraría hasta la más oscura de mis pesadillas.
Podría colgarme de tus orejas y susurrarte más de cien palabras nuevas al oído, ¿sabes? Me da tiempo a pensar más de veinte distintas antes de dormir, justo en el momento en el que llego al orgasmo de felicidad recordando tus caricias. Y todas ellas expresan algo más fuerte que la anterior. Se me ocurren sílabas que suenan a tus suspiros y pienso ¡eso debe ser amor! pero luego viene otra mejor, y otra ¡y otra! hasta que caigo exausto de tanto amarte.
Y por las mañanas, mi jefe se queja de que llego tarde. Pero cariño, ¡es tu culpa! Porque me pesa toneladas el corazón de tanto archivar cada uno de tus movimientos y el ondular de tu pelo. Guardo todos tus pasos, cuando estornudas, cuando lloras o cuando pestañeas, ¡todo! Y pesa tanto que el pecho me pide un respiro, pero no quiero dárselo. No porque sé que cuando vuelvo por la noche a tu lado y me duermo en tu cuello, me siento ligero como transportado por una brisa fresca. Y no me pesa el corazón porque navega por el mar de tus labios y se instala junto al tuyo, abrazándolo, amándolo, mimándolo. Tanto que algún día podría darme una taquicardia y no me importaría porque seguiría amándote con los ojos, con los riñones o incluso con el corazón en una caja y una lechuga en su lugar.

11 comentarios:

  1. ¿Este texto no lo subiste al fotolog? Creo que me suena de allí ^^

    Me gusta :)

    ResponderEliminar
  2. Me he quedado sin palabras.
    Y hoy voy a desayunar gofres con cerezas calientes y nata en la lluvia abrazada a él :)

    ResponderEliminar
  3. "Pero cariño, ¡es tu culpa! Porque me pesa toneladas el corazón de tanto archivar cada uno de tus movimientos y el ondular de tu pelo."

    Me encató (L)

    ResponderEliminar
  4. A mi también me pesa el corazón de esa manera :)

    ResponderEliminar
  5. "Guardo todos tus pasos, cuando estornudas, cuando lloras o cuando pestañeas, ¡todo!"
    Fantástico. Te sigo.

    ResponderEliminar
  6. "Podría colgarme de tus orejas y susurrarte más de cien palabras nuevas al oído"
    ¡Me ha encantado!
    Te sigo :)

    ResponderEliminar
  7. Precioso. Una declaración de amor muy original.

    ResponderEliminar

¿Me das un poquito de lo que desayunas?