¿Dónde estoy?

Me quisiste a bocajarro. Fue imposible no morir en el intento.

19.2.12

El pasado de debajo de mi cama.

Había demasiadas estrellas sobre París. Pero aun así Lucy se empeñaba en contarlas una a una, topándose con su brillo y descartándolo en el acto. Como si buscara algo, como si la respuesta al crucigrama de su vida se encontrara encriptado en el firmamento que la observaba.
Y como cada noche, desistía. Tachaba un día más en su calendario y se acostaba con la sensación de no haber vivido en esas 24 horas, otros 86.400 segundos que eran el tic-tac de los tacones del tiempo, que se alejaba sordo e indiferente dejando atrás a Lucy, sus días y sus ganas de salir de aquel bucle guiado por las manecillas del reloj.
Hacía tiempo que su vida no era más que eso, un vacío que reflejaba un pasado mudo, enfadado con el presente. Los álbumes de fotos, los ramos de flores marchitos y los recuerdos de años atrás se habían convertido en una única masa que se pudría bajo la cama, acumulando polvo y luchando por no morir en el olvido. Pero jamás lo haría. Si había algo que Lucy contaba más que estrellas en la noche, eran errores en su vida. Y había tantos que ennumerar las estrellas del cielo le parecía un juego de niños. Había llegado un punto en el que su cama se había convertido en un monstruo, vomitando libros y fotografías incapaz de tragar más cosas bajo ella. Pero Lucy las pateaba de vuelta al estómago del averno, donde se doblaban y rompían, se ensuciaban y acumulaban... Pero no desaparecían.
Puede que realmente sólo le quedara el espejo para asegurarse de que seguía siendo real dentro de aquellas cuatro paredes. Había veces que no conseguía traspasar el límite del sueño a la realidad y arrastraba sus pesadillas nocturas a la luz del día, donde se volvían tan nítidas que ni el monstruo bajo la cama podía tragárselas. Otras veces la realidad le parecía eterna, metálica, demasiado dura como para llegar hasta sus sueños. Y así, al igual que los recuerdos de su pasado se mezclaban entre el polvo, se fundía ella con los días, que parecían todos iguales y herméticos..


"Si existen tantas razones para vivir como estrellas en el cielo, sólo tengo que buscar aquella que más brille y dejarla alumbrar este ático, para que pueda sacarme de aquí de una vez". 


Se decía, se repetía tantas veces en la noche que aquellas palabras se habían convertido en una canción sin sentido, una canción de la que no entendía el idioma y que sólo repetía bajo el frío nocturno de París esperando encontrarle un significado.
Pero un día, uno de esos en los que se quedaba horas sentada al borde de la cama mirando el cielo, uno de esos días que parecían volver a mezclarse con los sueños, en uno de esos días... Sonó el teléfono.





Puedes preguntarme cualquier cosa en: http://www.formspring.me/roxyescritora
Ver mis fotografías en: http://www.flickr.com/photos/roxyvarlow
Y leer mi blog personal en: http://roxyvarlow.blogspot.com/

11 comentarios:

  1. A veces me siento como Lucy... Sales muy guapa en la foto Roxy :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que todos tenemos nuestros momentos de estar arriba o estar abajo.
      Muchísimas gracias, Laura (:

      Eliminar
  2. Es una existencia bastante triste la de Lucy la de esperar por algo, no sé, la de esperar que el tiempo pase y ocurra un milagro, que la respuesta que busca esté ahí fuera y sólo tenga que alargar el brazo para alcanzarla. Pero creo que son los recuerdos precisamente los que la consumen, los que evitan que salga a buscar ese algo. Pero, como se suele decir, a veces llama a tu puerta en el momento más inesperado.

    =) Un grandioso texto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos tenemos algo que nos encadena y, a veces, nos impide avanzar.

      Muchas gracias, bonita :*

      Eliminar
  3. PD: Como te anuncié por Facebook, he abierto ese blog de recopilación de frases tanto mías como de libros, series... en fin, de todo lo que me llame la atención. Y he escogido una frase de esta historia para incluirla en dicho blog; está con un enlace al texto y a tu perfil :)

    ResponderEliminar
  4. "Si existen tantas razones para vivir como estrellas en el cielo, sólo tengo que buscar aquella que más brille y dejarla alumbrar este ático, para que pueda sacarme de aquí de una vez". Yo creo que cada uno tenemos que encontrar la nuestra en algún momento de nuestras vidas para seguir adelante :) Precioso el texto, Roxy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre, tarde o temprano, aparece esa razón como una pequeña bombillita que se ilumina y termina de alumbrarnos todo el camino que nos queda por delante.

      Muchas gracias, Andrea (:

      Eliminar
  5. Es triste. Me enternece mucho Lucy.
    El texto es precioso. Y en la foto sales guapísima. :3

    ResponderEliminar
  6. Es triste este relato. Lamentarse por algo del pasado y a la vez esperar que ocurra algún milagro sin hacer nada... No sé yo... Pobre Lucy.
    Cada línea de este texto me ha cautivado, precioso. Y la foto es magnífica, me he enamorado de la coloración de ésta.
    ¡Un beso, Roxy!

    ResponderEliminar
  7. Supongo que todos, alguna vez, hemos buscado solución a nuestros errores en las estrellas del cielo...
    Precioso texto :)

    ResponderEliminar
  8. Me gusta tu blog, te sigo! Si quieres puedes pasarte por el mio,seguirme, comentarme y demas, es este: elrevoloteodeunamariposa.blogspot.comEspero ansiosa noticias tuyas!^^

    ResponderEliminar

¿Me das un poquito de lo que desayunas?